lunes, 1 de octubre de 2007

Crónica de 1 día: Noche 300

De nuevo una reunión por un gran motivo: 300.
con cuentagotas fueron llegando los espartanos, Pbt. que comió en casa, D. que llegó antes para deleitarse con libros de cine, P. que aun con coche, venía dispuesto a beber, I. que, pese a no conocer a todos, entro haciendo amigos con un sencillo "¿que pasa hijos de puta?", Jsm., el cual sin coctel-fórmula vino cargado de cerveza, y por último Jrg. que no conocía ni a la casa, ni a la gente, pero era un buen soldado, dispuesto a darlo todo esa noche.
Tras un apabullante inicio lento, con frases como "¡Sonoro, que no se oye!" la magia de 300 empezó a hacer efecto en los corazones de aguerridos guerreros bebedores, uno tras otro los litros iban cayendo y la tensión mascándose, fue en la secuencia "del caballo desbocado" aquella donde leónidas rompe filas y empieza a repartir a los persas, donde las frases de: "Dios!!!", "que belleza", "que bien echo", o simples "Toma!!!!" crearon en los soldados un sentimiento de unidad, una unidad que se vio forjada con argamasa de judías, la mejor cena espartana para los mejores espartanos, tres grandes cucharadas de caliente gachas con chorizo, risas y buenos comentarios aderezaron la cena que acabó rápidamente por dar seguimiento a la película.
al final un gran Uh-Ah acabó con los maravillosos planos del ejercito griego lanzándose a la carga... la gente aplaudiendo una gran película y mejor reunión.
Acto seguido cócteles, con dos especialmente bajo el punto de mira, el "Bikini" de I. y el "Kiwi" de Jrg. ¿resultado? pues que I. pese a la música, gorro y camisa hawayana, no pudo hacer frente a los demás sabores, volvíamos a los 16 años y los brebajes para ponernos pedo "pase lo que pase". Efectivamente la cocina parecía "el laboratorio del profesor Popsnagell", el mojito de D. realizado de una manera laboriosa (aun estoy con hierbabuena en casa) dio un gusto dulce, pero "el tiro en el ala" lo protagonizó Jrg. con su Kiwi, bueno y fuerte, este cóctel me dio de baja...
Gracias al cielo Pbt, volvió ha hacer el ruso blanco, y la nata con vodka y chocolate me calmó el pedo ;-D
¿colofón final? el piloto de la legendaria serie de TV "Allo-Allo" con René y su café en la Francia ocupada... pese a ser reacio a verlo he de reconocer que se desencajaban nuestras mandíbulas...
La noche tocaba al fin cuando recibimos la llamada de E. y nos dirigimos a la latina, donde en el camino sufrimos bajas, bine por planes alternativos, efectos de las judías, o el mismo sueño que provoca tanto alcohol...
Resultado: a rondas en la "Escalera de Jacob" y conversaciones sinceras con E. y P., tíos que bien me lo paso hablando y bebiendo con vosotros. Queda confirmado, las reuniones del proyector, siempre salen bien, seamos quienes seamos, al final, el buen rollo triunfa y las ganas de beber también.
Un beso gente.

1 comentario:

Pablo dijo...

noche tremenda, a mi me falto un miembro en el nucleo duro, pero espero que no falte para la proxima... propon pelis que asi vamos dandole al tarro!